.

 

 

 

 

 
 

 

Por qué lloras chiquita?

Lloro
Porque tengo hambre de abrazos,
sed de besos,
falta de palabras,
de miradas huérfana
y de caricias vana.

Lloro
Porque nadie espera mi llegada,
ni me nombran, ni me piensan,
ni me extrañan, ni me añoran,
ni me aman...

Lloro, señor,
porque mi compañía es
la soledad constante,
unas ratas de cloaca,
el miedo de noche punzante,
el hambre por las mañanas
y hermanos a quién cuidar.

Soy una hija de la calle,
hermana de la desdicha,
amiga del infortunio,
que le reprocha a la muerte
que no la venga a buscar.

Tatiana Krahe.
Málaga, Agosto 2002.