DESDE LA PENUMBRA DE MI HABITACIÓN

Desde la penumbra de mi habitación,
en la tarde de siesta
del verano caliente del sur
 
 
AÑORO:
 
Tu risa en cascada
con sonido a campanillas,
tus palabras cadenciosas
como música de Mozart,
tu mirada silenciosa
que estremece, 
Tus caricias en vuelo
como alas de mariposas.
 
 
EXTRAÑO:
 
Tu alma adorando a la mía
 en perfecta comunión,
tu beso sobre mi beso
sabroso
como cerezas rojas,
tu piel en mi piel
ardiendo
como un volcán en erupción,
tu voz en mi oído
como cantos de sirenas
al arribo de los barcos.
 
 
Y TE SUEÑO:
 
En mi futuro, que ya es presente,
en mi vida plena y llena
como una luna brillante,
en mi casa construida
con ladrillos de ilusiones.
En ese futuro, en esa vida,
en esa casa,
que ya no será mía,
amor
que ya será siempre nuestra.
 
 
Tatiana Krahe.
Málaga, Agosto 2002.