Sé que no he estado sola,
sé que he invadido
las inmensas avenidas
de todos tus pensamientos,
las calles anchas con bulevares
de tus rezos,
las esquinas de cada una
de tus preocupaciones,
y los rincones de tu
máxima atención.
Mi llanto ha sido tu llanto
mi dolor el tuyo,
como fueron las risas y los juegos
de nuestras horas mágicas.
He sentido tu abrazo de abrigo,
tu mano acariciando mi pelo,
tu beso con sabor de ¡¡ ánimo !!
tu mirada en silencio llena de tristeza
y mi espalda apoyada en tu pecho
mientras tus brazos me rodeaban
con caricias de apoyo.
Siempre te he querido
¡¡ Bien lo sabes !!
Pero hoy...hoy
TE AMO TODO Y MÁS


Tatiana Krahe.
Madrid, Junio 2002.