CAMINOS DE OTOÑO

Caminos de otoño, ocres, callados 
y solos,
alfombrados de hojas,
silenciosas en su agonía
y gritando
si alguien las pisa.
Añorando su alegría y viveza
cuando se mecían sin vergüenzas
en los brazos de sus amos.
Y así susurraban melodías
cuando la brisa 
las acariciaba suave 
en la estación florida.
Evocando nostálgicas
cuando la savia las recorría
y daban su refrescante sombra 
al caminante.

Tatiana Krahe
Madrid, Septiembre 2002.