ANOCHE CUANDO HABLÁBAMOS

 



Anoche, cuando hablábamos 
se hablaban y amaban dos almas,
hablando yo iba desnudando la mía
y tú la ibas vistiendo poco a poco,
con enaguas de dulzuras,
con corpiño de comprensión,
con túnica de pasión
y con guirnaldas de sonrisas.
Y la colocaste arriba 
guardada en una urna, 
sobre un pedestal
fuera del alcance del trueno y el rayo
de mi tormenta.
Por eso dos palabras sentidas:
Gracias, amor.



Tatiana Krahe.
Madrid, Julio 2002.


 

 



 


Dynamic Drive