A tu cuerpo
lo vestiré de besos,
lo coronaré con coronas de caricias,
lo abrigaré con el calor de los deseos,
lo arroparé con desvelos y cuidados,
lo calmaré con sonrisas de comprensión,
lo miraré con ojos de mar tranquilo,
lo acunaré con nanas de colores,
lo perfumaré con esencias de néctares,
lo danzaré con el vuelo de mil mariposas,
lo protegeré con armas de dulzura,
lo sanaré con pócimas de hechizos,
y lo haré volar a lomos de sueños
a paraísos, ni imaginados.
¡¡ Ven !!...¡¡ Ven !! regálame tu cuerpo
el alma ya la poseo.



Tatiana Krahe
Madrid, Mayo 2002.