.
  .

Como al sol por el que giro
y en cuanto me despego de él
me muero.

Como a la estrella de mi firmamento,
la única que brilla tiritando
en brillos de colores.

Como a la semilla plantada
escondida en la tierra
con la esperanza en su fruto.

Como a la sonrisa limpia,
dulce, tierna y sin algarabía
del que sabe perdonar.

Como al amanecer del alma,
al atardecer de las ganas,
al anochecer de los sueños,
y al despertar de esperanzas.


Yo te amo así.


Tatiana Krahe.

Madrid, Mayo 2002.